Periodismo y Pensamiento


Periodismo y Pensamiento
Concejal denuncia a Daniel Winograd
Comunicado del concejal Javier Palacio

Daniel Winograd Adler saliente asesor de comunicaciones del alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Petro, ganaba por partida doble con el distrito, gracias a su condición de asesor personal del burgomaestre. Según los documentos que anexo a la presente denuncia, el señor Winograd tenía un contrato con la Secretaria General de la Alcaldía por valor de 83 millones 600 mil pesos con el objeto de “emitir lineamientos de comunicaciones al Despacho del Alcalde Mayor en la implementación de una estrategia integral de comunicaciones en el Distrito Capital”
Como parte de ese objeto contractual según lo dice el contrato 2210100-050-2013, firmado el 6 de mayo de 2013, el señor Winograd debía “proponer las líneas comunicacionales estratégicas” y ojo con esto, las estrategias planteadas por él debían “maximizar los recursos y potenciar la gestión” y por tanto, debía evaluar y aprobar cada una de las campañas que se diseñaran para posicionar la imagen del distrito ante los lideres de opinión locales, distritales, nacionales e internacionales, tal y ;como lo dice textualmente su contrato. Es decir sin su aprobación nada se hacia.
Pero lo que la administración de Gustavo Petro no nos había contado, es que la empresa Winograd Asociados E.U. que tiene como representante legal a Daniel Winograd Adler, era una de las empresas que se contrataba para desarrollar las acciones y estrategias de comunicación que el propio señor Winograd plateaba o creaba. Es decir como asesor estaba contratado para diseñar la estrategia y como empresario lo contrataban para ejecutarla.
Prueba de lo anteriormente denunciado son los tres contratos firmados con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, a través de la firma ya señalada y que anexo como soportes a la denuncia.
Esa es la forma de reflejar la transparencia que tanto cacarea el señor Alcalde, Gustavo Petro, un asesor personal que contrata por partida doble con el distrito sin que medie ningún proceso de selección o licitatorio. Porque hay algo muy grave  para ejecutar la campaña no contratan a la persona natural Daniel Winograd Adler  sino a la persona jurídica Winograd Asociados E. U; mediante   un contrato de prestación de servicios, que burla la ley 80,, porque no media ningún proceso de selección o de licitación y que es una constante en el distrito como lo denuncie en días pasados..
Pongo en conocimiento de los organismos de control esta situación para que se investigue y se tomen las medidas del caso porque según información recibida la firma Winograd Asociaados E.U. tiene contratos similares con varias  entidades del distrito con este mismo objeto.


Corte Suprema de Justicia absuelve a periodista
Tomado de Reporteros Asociados del Mundo/ Bogotá. La Fundación para la Libertad de Prensa – FLIP, celebra la decisión que tomó la Corte Suprema de Justicia de absolver al periodista Luis Agustín González por el delito de injuria.
González, director del periódico Cundinamarca Democrática, había sido denunciado en 2008 por la ex congresista Leonor Serrano de Camargo, tras publicar un editorial en el que cuestionaba sus aspiraciones políticas. En la decisión de primera y segunda instancia, el periodista fue encontrado culpable y condenado a 18 meses de prisión y al pago de 17 salarios mínimos.
La Corte Suprema al estudiar el recurso de casación consideró que: “Al definirse en el editorial que la afectada posee una personalidad ‘arrogante, humillativa, despótica, caprichosa, extravagante y desafiante’, de ninguna manera enmarca esa manifestación dentro de los específicos linderos de las imputaciones deshonrosas que consagra el artículo 220 de la Ley 559 de 2000.”
La Corte destacó que “en cuanto especie de la libertad de expresión, la libertad de opinión política tiene un mayor acento protector, precisamente por los fines que persigue y exposición en la que se hallan los funcionarios públicos.” A su vez, el fallo resalta que “los medios de comunicación se erigen como el principal canal de opinión política.”
Por otro lado, la Corte aclaró que “la libertad de expresión, remitida a los medios de comunicación, no tiene el carácter de absoluta y por ello permite restricciones u obliga a confrontarse con otros derechos de similar jerarquía en tensión.”
La magistrada María del Rosario González aclaró voto, apartándose de los argumentos dados por la Corte pero acogiendo el sentido absolutorio de la decisión.
Con este fallo, la Corte Suprema de Justicia marca un precedente muy importante en la protección de la libertad de expresión frente al delito de injuria en Colombia. Resalta, una vez más, la importancia de este derecho para el fortalecimiento de la democracia y el control político. La decisión es de obligatorio cumplimiento para jueces y fiscales que tramiten casos de injuria contra periodistas denunciados por funcionarios públicos.

La historia de History Channel y su gran colombiano


Periodismo y Pensamiento

La historia de History Channel y su gran colombiano

Por: Cecilia Orozco Tascón/ Tomado de El Espectador

En junio de 2008, época en que Colombia vivía una alta tensión política institucional por la conducta intimidante del Presidente de la República con todo aquel que no casara en sus planes, la comunidad internacional se interesaba por lo que sucedía aquí.

History Channel Latinoamérica (HCHL), dirigida por un grupo de argentinos, andaba a la caza de programación atractiva para ofrecerla en su parrilla.  El periodista Hollman Morris, acosado desde las altas esferas del poder, como otros reporteros, por su independencia profesional, encontró la oportunidad de trabajar con un medio que, aparentemente, estaba fuera del alcance de la estigmatización oficial. Viajó a Caracas a reunirse con uno de los ejecutivos de ese canal, Miguel Brailovsky, y de allí surgió un contrato para la realización de cinco programas. A partir de ese momento, Morris anduvo con sus productores por ocho países y once meses después tenía editado su cometido total. El 25 mayo de 2009 el canal lanzó, mediante profusa publicidad local, el primero de los programas titulado “Colombia, la hora de la paz”, registro de la entrega de secuestrados a quienes, gracias a Piedad Córdoba,  las Farc habían decidido liberar.  El jefe de Estado, más preocupado por la difusión de esas imágenes que por la salud de los recién liberados, criticó con acidez a Morris del que aseguró que “una cosa es la libertad de prensa y otra, utilizar el carnet de periodista para convertirse en publicista del terrorismo”.  HCHL alcanzó a emitir la segunda entrega pero, sin ninguna explicación, suspendió las tres restantes que se apolillan en sus archivos hasta el día de hoy. El contacto de Morris con HCHL murió de infarto fulminante.
Menos de un año más tarde, el 17 de marzo de 2010, la Presidencia lanzaba, en una ceremonia con 200 invitados, un contenido televisivo que se había ideado la negociante HCHL. La oficina de prensa de la Casa de Nariño escribió: “El presidente Álvaro Uribe Vélez encabezará el lanzamiento de la serie ‘Unidos por la historia’, y del himno del Bicentenario de la Independencia producidos por el canal The History Channel, con el apoyo del gobierno”. Y añadió que “el Jefe de Estado estará acompañado por el gerente general del canal, Eduardo Ruiz”. Parráfos adelante, registró también, como huella indeleble, otra fecha clave que con un poco de sentido común, podría recordar la abrupta decisión de eliminar la serie Morris:   “esta producción… apoyada por Colombia es Pasión y por el Ministerio de Relaciones Exteriores” (fue rodada en Bogotá) por un equipo de cinco personas que viajó desde Buenos Aires, del 14 al 22 de junio de 2009, con apoyo de la marca país”,  apenas un mes después de que los programas de Morris fueran cancelados.
La Alta Consejera  Presidencial para el Bicentenario María Cecilia Donado, pronunció un  discurso durante el  solemne evento para “agradecer, de corazón, a nuestros buenos amigos de History Channel Latinoamérica y a sus vicepresidentes Miguel Brailovsky  y Eduardo Ruiz … por su energía y trabajo” y calificó a ese medio de “aliado muy importante” de la Casa de Nariño. Cinco fotografías dan cuenta del encuentro en que el presidente le rinde homenaje a HCHL por su “gran devoción” y Ruiz, uno de los vicepresidentes del canal, le devuelve la atención con la entrega “de una placa de reconocimiento y agradecimiento”.  ¡Oh casualidad! Tres años después, HCHL recrea un concurso dizque para elegir al ‘Gran colombiano’. ¿Ganador? ¡Álvaro Uribe!, por encima hasta de Simón Bolívar quien está en la lista de preseleccionados a pesar de haber nacido en Venezuela. Claro, no nos contaron que se merecía el confuso título, no el mejor hombre de nuestra vida republicana, sino quien hubiera mejorado los balances comerciales de HCHL, de Brailovslky y de Ruiz.

“Chuzan” un Consejo de Redacción


Periodismo y Pensamiento
“Chuzan” un Consejo de Redacción

El periodista asegura que no tiene aspiraciones políticas como algunas personas sugieren

“Lo que haya dicho en ese consejo de redacción lo sostengo”

Entrevista con Juan Pablo Barrientos, polémico exdirector de Teleantioquia Noticias, que renunció por “chuzadas” en su consejo de redacción.

Por: Ana Cristina Restrepo J./ Tomado de El Espectador.
Un gran debate ha surgido en el país por la reciente renuncia del director de Teleantioquia Noticias, Juan Pablo Barrientos.
Por medio de un comunicado de prensa, el periodista informó que la gerente del canal regional, Selene Botero, lo citó para contarle que había escuchado la grabación de uno de sus consejos de redacción, la cual llegó a sus manos a través del diputado de la Asamblea de Antioquia Adolfo León Palacio.
Este caso de interceptación de un espacio protegido por el secreto profesional, como lo es un consejo de redacción, tiene muchas aristas de índole legal, periodístico, ético y político.
Desde Nueva York, el exdirector de Teleantioquia Noticias habló con El Espectador:
¿Cómo llega usted a la dirección de Teleantioquia Noticias?
Juan Pablo Barrientos (J.P.B.): Viví siete años en Washington, fui corresponsal de RCN y La F.M. Soy periodista de formación. Regreso a Colombia, me lanzo al Concejo de Medellín, pero pierdo por muy pocos votos. Lo hice por el Partido Verde y logro tener buenas relaciones con todos sus integrantes. El 10 de diciembre de 2011, recibo una llamada de Sergio Valencia, gerente de Comunicaciones de la Gobernación, quien me manifiesta que me quieren tener en el equipo de Teleantioquia como director de Noticias.
¿Cuáles han sido los asuntos más polémicos que ha investigado Teleantioquia Noticias?
J.P.B.: Muchos, pero destaco el tema de orden público en Medellín. Muy pocos medios se metieron como lo hicimos nosotros. Digo que es tema polémico en el marco de la alianza AMA [Alianza Medellín Antioquia], pues mucha gente pensó que por ser Teleantioquia, no podíamos cuestionar la alcaldía de Aníbal Gaviria. También nos metimos con la Modernización de la Alcaldía y la cantidad de puestos burocráticos que se crearon. Sin duda, el tema de Rodrigo Mesa es el que mayor recordación tiene: insultos al Chocó, hoja de vida falsa, se fue a golpes con Julián Bedoya en la Asamblea, repartió plata en el recinto de la Asamblea, etc. Hablando de la Asamblea, todo el rifirrafe que hubo el año pasado con la mesa directiva hizo que Julián Bedoya me hiciera varios debates. Últimamente, nos metimos con una sección llamada Un año después, que no ha caído muy bien. Consiste en coger la noticia del día, pero de hace un año, y hacerle seguimiento. La cantidad de promesas rotas que hemos encontrado es impresionante. Por esta sección se recibieron muchas cartas y correos de gente incómoda, porque quedaba ridiculizada. Bellavista y cirugías estéticas han sido otros temas que me dieron mucho dolor de cabeza.
¿Por qué la Asamblea estaría interesada en espiar sus reuniones de redacción?
J.P.B.: Porque nunca el noticiero se metía con ellos [no los cuestionaba]. Lo hacía para hacerles propaganda. Nosotros hicimos un trabajo serio, de control y veeduría. Eso les chocó. Rodrigo Mesa lleva más de veinte años en la Asamblea y nadie lo conocía. ¿Qué habrá hecho o dicho en estos veinte años? No sabemos, nunca hubo control. A la Asamblea nadie la cubre. Los medios se enfocan más en el Concejo. Para mí fue prioridad, pero no para aplaudir, sino para hacer un trabajo crítico de todo lo que se hace allí.
¿Considera que este caso podría estar relacionado con su pensamiento político?
J.P.B.: Para nada. Separé por completo mi quehacer periodístico del político. De eso puede dar fe mucha gente. Nunca usé el noticiero para hacerle campaña al Partido Verde ni para autopromocionarme. Obviamente, los diputados y muchos concejales me veían como rival político por mi pasado en este mundo. Muy corto, a propósito, sólo estuve en esa campaña y nunca había estado en lo público.
Hay quienes consideran que usted se beneficiará de este escándalo, pues tendría intereses políticos para las próximas elecciones. ¿Qué les responde?
J.P.B.: Que se equivocan. No tengo aspiración política en las próximas elecciones.
¿Desde cuándo sintió que iban por su puesto?
J.P.B.: El año pasado pidieron mi cabeza varias veces, con carta firmada y todo. Desde el 2012, sabía que estaban detrás de mí, que era incómodo para ellos.
¿Qué tipo de presiones ha recibido y exactamente por parte de quién?
J.P.B.: Diputados, concejales, secretarios de gabinetes departamental y municipal. Las llamadas y cartas eran constantes, al igual que los debates que daban en torno al noticiero. Nunca me dejé presionar, por lo que los enemigos que me gané en este puesto no me los había ganado en mis treinta años de vida. Obviamente, estos son minorías, pocos personajes. No me gustaría entrar a dar nombres, ellos saben quiénes son. No quiero satanizar a los concejales o diputados (estoy seguro de que la mayoría son buenos) ni a los secretarios de los gabinetes (con la mayoría tuve buena relación).
¿Sabes algo? Creo que al personaje que más varilla le di fue a Aníbal Gaviria. Y ¿te digo? Fue quien más me respetó. Sacaban las uñas quienes estaban a su lado, pero este señor fue siempre un caballero conmigo. Eso lo quiero resaltar.
Según su carta, el gerente de comunicación del gobernador Sergio Fajardo no llegó temprano a la reunión, y por eso conversó primero con Selene Botero, ¿qué papel ha jugado Sergio Valencia?
J.P.B.: Sergio es gran amigo y apoyo. Te digo, estuve ahí por Sergio y el apoyo fue incondicional. Nunca se metió conmigo ni me dio línea editorial, ni me dictó una noticia. Respetó siempre mi independencia periodística. Cuando teníamos peleas las dábamos, pero siempre con mucho respeto. Para él, sólo palabras de agradecimiento.
¿Qué lo hace pensar que eran “chuzadas” y no un espía, alguien infiltrado en la redacción?
J.P.B.: Buena pregunta. Lo más probable es que alguien me haya grabado. Sin embargo, quiero creer que no es así. Toda la gente que estaba en el noticiero la escogí yo sin injerencia de nadie. Yo entrevisté y escogí. Todos de mi confianza. Con lo que pasó, quedé desinflado, y al ver algunos foristas de algunos artículos, creo que eran más los enemigos que tenía al interior. Y lo digo, porque he leído cosas que sólo saben lo que participan del consejo. No sé quién fue, no tengo la más mínima idea. Lo que sí sé es que no fue la primera vez, y que esto viene desde hace tiempo. No sé si ‘chuzar’ se refiere sólo a tecnología instalada o también a este tipo de actividades. Es un debate que tuve con Daniel Coronell, y concluimos en que se podían llamar ‘chuzadas’... Me tenían ‘chuzado’ el Consejo de redacción.
¿Qué responsabilidad tiene usted en esta situación?, ¿siente algún remordimiento, tal vez fue ingenuo al confiar en algunas personas?
J.P.B.: No me arrepiento de nada. Según Selene, en la grabación escuchó palabras soeces para referirme a los diputados. Le creo, debe ser así. Yo soy muy fresco para hablar. Obviamente, no me mantengo con una vulgaridad en la boca, pero el día que me grabaron llegué con el apellido en la cabeza. Recibí muchas llamadas de personajes inconformes con noticias que habían salido esa semana. De ahí mi reacción. Recuerdo haberlos tratado de ladrones y hampones, no sé qué mas dije, pero lo que haya dicho lo sostengo. Como lo decía en mi nota, en 18 meses hemos recibido treinta solicitudes de rectificación y nunca tuvimos que hacerlo, nos defendimos bien, porque la información no fue inexacta, falsa o injuriosa. Silvia Córdoba (exdirectora de Programación) me llamó en enero. Estaba preocupada porque batimos récord en solicitudes de rectificación, a lo que le respondí que eso me dejaba tranquilo, porque estábamos pisando callos y levantando ampollas. Le puse el ejemplo de Noticias UNO que sólo en 2012 recibió 45. La mayoría de estas solicitudes procedían de políticos. Salgo tranquilo y reitero que no me arrepiento de nada, porque siempre estuvo en el marco de la verdad y la legalidad.
¿Cuál ha sido el comportamiento de Teleantioquia Noticias en términos de ‘rating’ en el último año?
J.P.B.: Muy bueno, maravilloso. El comportamiento en general fue estable. Por encima de 6 es bueno y muy pocas veces bajamos de ahí. Muchas veces, le ganamos a Caracol y a RCN en Medellín, tanto en semana como en fin de semana. Eso nunca había pasado. Desde hace tres semanas recibimos la visita de Tatiana Vallejo de la Roche, quien nos confirmó que ahora el espacio más visto de Teleantioquia no es Hora 13 (históricamente lo fue), sino Teleantioquia Noticias. Así lo manifestó en el Consejo de Redacción. La gente puede interpretar esto (y tienen razón), en que no necesariamente fue porque hayamos subido muchísimo, sino por la estrategia de Caracol de salir a la 1 p.m. desde Medellín. Eso es cierto, pero Teleantioquia Noticias ha tenido un rating alto estable.
¿Cómo quedaron sus relaciones con el personal de Teleantioquia Noticias, con Selene Botero y demás integrantes del canal?
J.P.B.: El viernes 21 de junio fue mi último día. Muy tarde saqué mis cosas, nadie sabía nada y no me quería despedir. La gente comenzó a hacerse preguntas al ver mi oficina vacía. Desde la semana pasada comencé mis vacaciones, y con eso se calmaron. Salgo muy bien con todo el mundo, cero broncas y un cariño inmenso por todo el personal. Con Selene, la relación fue muy buena. No volví a hablar con ella desde la vez que me anunció lo de la grabación, sólo la llamé después para decirle que iba a denunciar esto. Me respetó y la respeté. Es una buena mujer.
¿Qué sigue ahora en su vida profesional?
J.P.B.: No sé, no he pensado. Quizá siga sólo en la Academia. No cierro ninguna puerta.
‘Queremos saber quién grabó’: Fajardo
El gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, afirmó que está muy interesado en que se sepa la identidad de la persona que grabó el consejo de redacción en el cual Juan Pablo Barrientos, director de Teleantioquia en ese momento, hizo fuertes críticas a la Asamblea de ese departamento. 
Según le dijo Fajardo a RCN Radio, “alguien del equipo pudo haber hecho el ilícito, la grabación es ilegal, la administración quiere saber quién fue la persona que grabó el consejo de redacción. Nosotros hemos sido prudentes con lo que pasó, lo hemos manejado con la mayor discreción posible, pero (...) tenemos que proceder a la Fiscalía”. Agregó que no se descartan sanciones fuertes para la persona que haya hecho las grabaciones
Fajardo, quien nombró a Juan Pablo Barrientos como director de Teleantioquia, señaló  que lamentaba la salida del canal del periodista por cuyo trabajo, aseguró, siempre tuvo mucho respeto.
‘Se entregó una codiciada cabeza’
Algunos periodistas han empezado ya a sentar su voz de protesta por la grabación que le hicieron a Juan Pablo Barrientos. “Los políticos celebran la salida del director incómodo mientras niegan la existencia de la grabación, la administración de Antioquia entregó una codiciada cabeza a la Asamblea cuyos votos necesita y el reportero se quedó sin trabajo”, reclamó Daniel Coronell en su columna de la revista Semana.
“El manejo antiético del caso y la salida del director de noticias representan un retroceso incalculable en los objetivos de transparencia que el mismo gobernador ha trazado para un departamento que enfrenta grandes desafíos”, dijo Natalia Springer en el diario El Tiempo.

Tributo a Víctor Jara


Periodismo y Pensamiento
Tributo a Víctor Jara
Flavio Paiva/ Recife/ Brasil
Nota: este comentario lo envió el colega periodista Flavio Paiva dos días antes de cumplirse un aniversario más del 11 de Septiembre de 1973 en Chile, en el cruento episodio en donde fue derrocado el presidente constitucional Salvador Allende por el dictador Augusto Pinochet.
Hoje, 11 de setembro de 2013, está fazendo 40 anos de um dos golpes militares mais violentos ocorridos na América Latina. Mas não quero me deter aos horrores sangrentos dessa escuridão. Por ocasião do bombardeio aéreo patrocinado pelos Estados Unidos ao palácio La Moneda, sede do governo constitucional chileno, muitas luzes de esperança e de compromisso com a vida conseguiram escapar montadas no cavalo alado da arte. Entre elas, a música, a poesia e a memória do pesquisador, diretor de teatro, coreógrafo, compositor e cantor Víctor Jara (1932 – 1973).
Embora muitos tiranos tenham tentado, está provado que não é possível matar um artista, porque a alma do artista confunde-se com a extensão da sua obra. Não escrevo o nome do ditador responsável pelo assassinato de Víctor para não manchar este tributo. O que posso dizer é que ele já passou (1915 – 2006), findou os dias humilhado na galeria dos grandes assassinos da história. Já Víctor, pelo contrário, segue pulsando com sua obra no fogo de puro amor, como diz em “El derecho de vivir en paz”, uma ode de negação à guerra.
A história de Víctor é a história de quem sentiu na pele o efeito direto da desigualdade resultante da vitória da modernidade urbana contra o campo e percebeu as degradantes condições a que foram submetidos operários e camponeses. Essa situação aparece em boa síntese na música “Te recuerdo Amanda”, na qual o autor, em toque macio, voz suave e letra de lirismo visual e dramático, recorre à vida da própria mãe Amanda e do pai Manuel para falar do amor em um sistema social e economicamente injusto.
Víctor Jara nasceu em Chillán Viejo, a 400 km ao sul de Santiago. Seu pai, Manuel Jara, era um trabalhador rural sem terra, que colocava os filhos para trabalhar ainda pequenos e, diante das dificuldades enfrentadas para criar a família, bebia muito e tinha comportamento agressivo em casa. Sua mãe, Amanda Martínez, cantava em casamentos e funerais. Víctor passou a infância em Lonquén, a 32 km da capital, e a adolescência na Población Los Nogales, considerado o primeiro bairro de periferia santiaguino.
O cotidiano do subúrbio aflora tempos depois na música de Víctor Jara. Em “Luchín”, ele conta de um moleque de cinco anos que, molhado e de cara suja, faz de um pequeno espaço nos labirintos da favela um campo de brincadeiras com bola de pano, gato e cachorro, sob o olhar interessado de um cavalo. Essa música tem um significado muito especial, pelo respeito que guarda à cultura da criança. Seus versos dizem que precisamos abrir todas as jaulas para que meninos como Luchín voem como pássaros. Em 1999 fiz uma versão dela para o português, que foi gravada pela cantora Olga Ribeiro no meu CD “Samba-le-lê”.
Quando Víctor começa a se ambientar na cidade, sua mãe não resiste ao ritmo da intensa labuta e morre. Sozinho, ele passa a viver em um seminário redentorista, depois na escola de infantaria, até ingressar no coro da Universidade do Chile. Passa a dormir no camarim do teatro universitário, vivendo uma experiência que um dia inspiraria a música “Lo único que tengo”, na qual questiona como será percebido; como alguém por ele se enamorará, se não tem um lugar na terra, uma casa para chegar. “Y mis manos son lo único que tengo (...) son mi amor e mi sustento”.
Uma das marcas deixadas por Víctor Jara em sua obra é a imagem das mãos. Em “Plegaria a un labrador” ele pede aos agricultores que se levantem para observar a montanha, de onde vem o vento, o sol e a água, com a mesma altivez com que devem olhar para as mãos. Lembra que são os trabalhadores que manejam os cursos dos rios e aos quais cabe semear o voo da própria alma. O repertório de Víctor está cheio de traduções do jeito de sentir, viver e sonhar do povo chileno, com suas alegrias, sofrimentos, contradições e esperanças.
Uma das músicas de Víctor Jara que acho mais lindas é uma em que ele instiga a participação feminina no processo político. “Abre la ventana” foi gravada pela cantora Olga Ribeiro no elepê “América” (1992), que produzimos juntos como parte das manifestações críticas aos cinco séculos de colonização do nosso continente. A letra pede que uma mulher abra a janela para que o sol clareie os rincões de sua casa; que ela olhe para fora e note que a vida não foi feita para rodeá-la de sombras e tristezas. O poeta queria ver mulheres com olhos cheios de luz, mãos cheias de mel e sorrisos brotando como brotam as manhãs pelos jardins.
No dia do golpe, Víctor Jara foi preso juntamente com estudantes e professores da então Universidade Técnica, hoje Usach. Teve as mãos esmagadas e o corpo metralhado dias depois no Estádio Chile, que desde 2003 passou a ser chamado de Estádio Víctor Jara. Com a professora Joan Turner deixou duas filhas, Amanda e Manuela, cujos nomes são homenagens a seus pais. E, por meio de canções como “Vamos por ancho camino”, legou um convite à humanidade: Vamos por um largo caminho (...) o ódio ficou para trás (...) Amigo, teu filho vai; irmão, tua mãe também vai...

La violencia en los medios


Periodismo y Pensamiento

La violencia en los medios

Lucy Nieto de Samper/ Tomado de El Tiempo

En cuanto a la violencia en los medios, es evidente que seguirá punteando en TV, a pesar de los peligros que advierten los psicólogos. Porque la TV no es escuela. Es un negocio.
Cincuenta años padeciendo un conflicto armado nos han habituado a los colombianos a considerar las muertes violentas como hechos comunes y corrientes. Nos estremece, si acaso, algún hecho particular, porque conocimos a la víctima, porque las condiciones del ataque fueron más atroces, o cuando es un niño. De resto, nos limitamos a exclamar “¡qué horror!” cada vez que los medios de comunicación informan sobre miles de muertes violentas que ocurren a diario en este maltratado país. Raras veces protestamos por tantos y tan continuos horrores. La convivencia con la violencia ha anestesiado en alguna forma nuestra manera de sentir y de proceder. Como dice Madeline Levine, psicóloga de la Universidad de California, “cuanta más violencia vemos, tanto mayor es el riesgo de volvernos tolerantes a la violencia en la vida real... Quizás la violencia no nos disgusta tanto como debiera”.
Transmitir habitualmente por TV, varias veces al día, hechos violentos afecta el desarrollo de niños y adolescentes, lo explica en interesante estudio Levine. Con el fin de ayudar a los padres de familia a darse cuenta del choque que producen en la mente de niños y jóvenes los mensajes violentos que envía la TV, la psicóloga gringa publicó un libro en EE. UU. en donde dice, por ejemplo: “Los efectos de los medios de comunicación no son triviales (...). La exposición repetida de actos violentos fomenta la agresividad y el pesimismo. Y desensibiliza (...). Bajo la tutela de los medios de comunicación y a una edad cada vez más temprana, los niños están recurriendo a la violencia como primer recurso para resolver sus conflictos”.
En Colombia, los noticieros nacionales de TV transmiten cuanto hecho violento registran sus corresponsales. Esos espacios, apodados “criminoticieros” por el sacerdote jesuita Alfonso Llano, además de abrumarnos hasta tres veces al día detallando casos de violencia nacional, complementan sus horarios transmitiendo episodios violentos y crímenes atroces cometidos en otros lugares del planeta. Por eso, para no amargarse más la vida, mucho televidente dejó de sintonizar esos noticieros.
¿Por qué la violencia es plato fuerte en los noticieros de TV? “Prima acaso el cliché tradicional:¿cuánta más sangre tanta más audiencia?”, pregunta Levine. Si en el país y en el mundo hay tanta noticia positiva, obras maravillosas, inventos, descubrimientos, ¿no será mejor ofrecerle esos temas al televidente en vez de saturarlo de sangre y violencia? Para la psicóloga californiana, “es infortunado, aunque no sorprendente, que, a pesar del bagaje de conocimientos que existe, los medios procedan con tanta superficialidad a la hora de cubrir el tema”. Y puntualiza: “Las investigaciones demuestran de modo concluyente que los efectos de la violencia gratuita y excesiva son perjudiciales”.
Se sabe que protestar contra la violencia en TV no sirve para nada. Lo que dice Madeline Levine lo saben de sobra los empresarios de TV. Pero ellos están en otra cosa: en un negocio. Negocio que prospera a base de publicidad. Y por ser la publicidad el alimento de los medios de comunicación, en la TV la publicidad está desbordada. Ocupa más espacio que la violencia, que los deportes, que las telenovelas. La competencia por la sintonía obligó a los dos canales a enfrentar en horarios AAA programas similares y generó acumulación de cuñas muy molesta para el televidente.
En cuanto a programas de violencia, como Caracol revivió a Pablo Escobar, RCN revivió a los Castaño.La feroz competencia por el rating, que forzó a los rivales a hacer programas del mismo género en los mejores horarios, ha afectado la creatividad en detrimento de una TV más constructiva y más variada. En cuanto a la violencia en los medios, es evidente que seguirá punteando en TV, a pesar de los peligros que advierten los psicólogos. Porque la TV no es escuela. Es un negocio.

No a “mordaza” a la prensa para entrevistar sindicados


Periodismo y Pensamiento
No a “mordaza” a la prensa para entrevistar sindicados

Tomado de El Muro” de Pata. N. La plenaria de la Cámara de Representantes aprobó dentro del nuevo Código Penitenciario y Carcelario que la prensa pueda acceder a los detenidos que se encuentren sindicados. El nuevo Código Penitenciario contempla que sea un juez quien permita a los periodistas acceder a los detenidos que estén sindicados. La medida así acaba con la posibilidad de fijar una ‘mordaza’ a la prensa a través del Código, como se pensó en los últimos días. La ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, indicó que se quieren modificarán los parámetros para que la prensa pueda entrevistar a los sindicados, en el entendido que no son claras las actuales normas. La idea es que se autorice por parte del juez del caso el acceso al sindicado pero con criterios claros. Actualmente no hay nada que regule realmente el tema y a muchos sindicados se les impide poder ser entrevistados. No más esas mordazas.
Policía que agredió a fotógrafa, ahora le pone demanda
Tomado de El Muro” de Pata. N. Cristian Eliécer Acero, el subintendente de la Policía que sin causa alguna agredió a una periodista de El Tiempo y que por esos hechos fue sancionado en primera y segunda instancia, ahora pretende que la institución y la víctima le paguen más de 800 millones de pesos. El uniformado, se encuentra suspendido por un año, porque la investigación interna encontró que cometió una falta grave al “causar daño a la integridad de las personas como consecuencia del exceso en el uso de la fuerza”. Su abogado acaba de presentar un recurso de conciliación a la Procuraduría, para que se revoque la sanción y se le indemnice. Pretende que su víctima, que tuvo una incapacidad de 5 días certificada por Medicina Legal, sea condenada solidariamente por, supuestamente, entorpecer su trabajo. Qué belleza de policía.
Grabación oculta motiva renuncia en Teleantioquia
Tomado de El Tiempo/ Medellín. Una grabación presentada por el diputado liberal Adolfo León Palacio a la gerente del canal regional Teleantioquia, Selene Botero, en la que se escucha la voz del director del noticiero, Juan Pablo Barrientos, haciendo fuertes críticas a la Asamblea Departamental, generó la renuncia irrevocable de Barrientos.
Según explicó el periodista, la gerente le argumentó que los diputados presentaron una grabación en la que él se despacha en el consejo de redacción contra varios diputados por su inasistencia a las sesiones, por cancelar debates por ver un partido de fútbol, y que en algún momento los califica de sinvergüenzas y descarados.
Barrientos le dijo a El Tiempo desde Estados Unidos, donde se encuentra de descanso con su familia, que desde el año pasado detectó que tenía "un infiltrado" en los consejos de redacción, porque siempre en la Asamblea se quejaban de cosas que solo se habían discutido de manera interna, pero que desde hace dos meses la situación se agudizó.
"Desde hace varios días había decidido renunciar por tanta presión. Cuando un medio hace una denuncia, nadie se queja; pero cuando la hace Teleantioquia, el alcalde, la secretaria de Minas o algún diputado llaman a quejarse. Creen que porque es un canal público no existe la independencia, y yo no soy de los que se reúne con políticos", sostuvo Barrientos. El director del noticiero regional -que había sido nombrado por el gobernador Sergio Fajardo- agregó que la persecución en su contra se debe a que denunció las inconsistencias que había en la hoja de vida del diputado, su maltrato verbal a los chocoanos, la posterior entrega de dinero de él en el recinto, así como información sobre el excongresista César Pérez -condenado por la masacre en Segovia-, quien es el mentor político de Palacio. Atentado contra la prensa De otro lado, Barrientos también destaca en la misiva el trabajo serio que hacen muchos diputados del departamento y calificó el proceder de Palacio y del exdiputado Julián Bedoya (quien acompañó a Palacio en el momento de revelar la grabación) de un atentado contra la libertad de prensa.
Según la confrontación que le hizo Botero a Barrientos, en la grabación también se escuchan las críticas que el periodista le hace a Beatriz White, la secretaria de Participación Ciudadana, de quien dijo debería renunciar ante el problema en el que metió al gobernador Fajardo por el título minero que le aprobó la Secretaría de Minas a su esposo.
Por su parte, en un comunicado, la gerencia de Teleantioquia expresó que Barrientos renunció ante la grabación que hizo un participante del consejo de redacción en la que se expresa de forma soez en contra de la Asamblea Departamental, los corporados y algunos funcionarios públicos.
"Teleantioquia, como medio de comunicación y especialmente en el ámbito del noticiero, considera de la mayor gravedad que se realice una grabación oculta en el lugar de trabajo de los periodistas y califica el hecho como una violación a la libertad de prensa. De igual manera, tampoco aprueba el comportamiento de ningún periodista que se refiera a instituciones o personas de forma grosera", concluye el comunicado. El Tiempo intentó comunicarse con el diputado Palacio y con el exdiputado Bedoya, pero no fue posible.
Barrientos ya expuso su caso ante la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) y, acerca del silencio que ha guardado Palacio, considera que a lo mejor ya se dio cuenta del error que cometió.
Reiteró que se ratifica en todo lo dicho y que quiere que se den a conocer las grabaciones, pues Palacio no dejó copia a la gerente del canal.

“El periodismo no es para señoritingos”: Bastenier


Periodismo y Pensamiento
“El periodismo no es para señoritingos”: Bastenier

Fundación  Gabriel García Márquez
Para el Nuevo Periodismo Iberoamericano

Miguel Ángel Bastenier / PRISA/ Tomado de Reporteros Asociados del Mundo/ Bogotá.

Miguel Ángel Bastenier, español y colombiano, es una máquina de hacer periodismo. Ha dedicado toda su vida a ejercer y enseñar el oficio guiado por dos premisas que se hacen evidentes con solo escucharlo: precisión y respeto por la lengua castellana.
Habla fuerte, teclea duro en el computador y su carácter recio y pragmático le ha valido para que García Márquez lo defina como “un bruto inteligente”. Incluso tiene fama de gruñón, lo cual no le disgusta del todo “porque el periodismo y su enseñanza no son tareas para señoritingos ni eruditos a la violeta”.
A partir del 5 de agosto, Bastenier estará en Cartagena dirigiendo el Taller: "Cómo se escribe para el periódico impreso o digital", al que cada año acuden jóvenes reporteros de todo el continente para pulir sus destrezas y “soltar el lastre” que le resta fuerza a sus escritos. (Aquí toda la información para postularse al tallerhttp://www.fnpi.org/actividades/2013/taller-como-se-escribe-para-el-periodico-impreso-o-digital)
En esta entrevista Bastenier nos pone al día con su visión del oficio, y comparte varias de las reflexiones en las que basa su taller.

- En los últimos años se han visto cambios, crisis y renovaciones en la forma de hacer periodismo. Personalmente, ¿cómo has vivido esas transformaciones?

- Miguel Ángel Bastenier: El periodismo está en una evolución/revolución. Intacto queda lo que valía para el impreso y sigue valiendo para el digital. Apasionada curiosidad, familiaridad de líquido amniótico con la lengua castellana, velocidad de pensamiento y elaboración, capacidad de ver el ‘ángulo’ de las cosas, idiomas, literatura, historia, cutis encallecido, y un estómago a prueba de gastronomías varias. Yo trato de adquirir la capacidad no solo de representar una historia con la palabra escrita, sino la de verla en lo audiovisual, interactivo y metalenguaje textual. Yo no trabajaré nunca como reportero multiuso, porque ya no tengo la edad, pero me entreno como editor multimedia que es no ya a donde vamos, sino donde ya estamos instalados. En particular, estoy trabajando junto con mi amigo Alex Grijelmo en desarrollar lo que llamamos una nueva ‘narrativa digital’, de todo lo que hablaré en el curso de Cartagena. 

- El idioma, la herramienta básica del periodista, se está transformando velozmente: la tecnología inculca cada vez más anglicismos, las herramientas como Twitter exigen nuevas construcciones gramaticales, los hipervínculos de los textos publicados en internet crean una nueva forma de escribir...¿Cómo puede el periodista adaptarse al cambio sin maltratar su herramienta de trabajo?

- Todo esto hay que tenerlo muy claro. Cuando se inventa fuera de nuestra cultura un término que designa algo a lo que no le habíamos puesto nombre porque lo desconocíamos (chip, chat, etc.) no tengo ningún problema en incorporar esos términos al uso corriente y periodístico. Es parecido a lo que le digo a mis alumnos latinoamericanos el primer día de clase: vuestros modismos valen tanto como los míos, y jamás pretenderé hipnotizaros para que escribáis en español peninsular, sino que debéis mantener vuestra visión del mundo que se expresa primero que todo por el lenguaje. Pero fuera de eso, que no es tanto, está la RAE, el canon sin el cual el español se convertiría en un santiamén en una docena o más de lenguas distintas. Y eso no hay que permitirlo, por el interés de todos los hablantes de nuestra formidable y extraordinaria lengua. Mi verdadera nacionalidad es lingüística: el español o lengua castellana.

- Para ti es muy clara la diferencia entre un "periodista" y un "escritor de periódicos".  ¿Qué consecuencias trae para el oficio un contexto en el que los medios contratan cada vez menos reporteros de planta, es decir, en el que hay cada vez menos periodistas y más escritores de periódicos?

- El periodista entiende dimensiones de página, de jerarquía de noticias, de layout para el papel y la web; piensa periódicos, además de escribir en los mismos, opinión o información. El escritor de periódicos, en cambio, escribe artículos, normalmente de opinión, y mucho más excepcionalmente de análisis, que sin ser periodismo en estado puro se aproxima mucho más al trabajo del periodista que lo anterior, porque relaciona su texto interpretativo pero no directamente opinativo con la información diaria, mientras que el opinador escribe sin estar sujeto a ninguna exigencia profesional. El escritor de periódicos puede ser, por supuesto, también periodista (si Dios quiere, yo lo soy) pero son dos cosas distintas, ni mejor ni peor la una que la otra. El escritor de periódicos no tiene por qué entender de periodismo. El periodista, tenga dotes para la enseñanza o no, claro que ha de entender.

- En América Latina se habla de un "boom de la crónica" y del periodismo narrativo. ¿Cuál es tu visión sobre ese género?

- El reportaje es, efectivamente, quizá junto con las entrevistas de gran calado, el nivel máximo de realización periodística personal. Es el reportero en el lugar en el que pasan o han pasado las cosas. Es Ignacio Cembrero de El País, entrando en los campos palestinos de Sabra y Chatila, Líbano septiembre de 1982, a las 48 horas de que un señor de la guerra cristiano, Eli Hobeika, hubiera causado mayor mortandad en el menor espacio físico que se recuerda, entre 1.500 y 3.000 muertos, mujeres, niños, embarazadas con el feto colgando y así. Eso es lo que yo llamo en uno de mis libros el Blanco Móvil, aquello para lo que no se te avisa o más bien tratan, todo lo contrario, de que no te enteres de que ha sucedido. El reportaje es el vehículo natural de la agenda propia, y si hay alguna posibilidad de que el periodismo, más o menos como lo conocemos, sobreviva, es por ahí, cazando el Blanco Móvil.

- Da la sensación de que el mundo es cada vez más complejo y que se le escapa de las manos al periodismo, es decir, el periodismo se queda corto al intentar narrarlo y explicarlo. ¿De qué sirve el periodismo en un mundo que le queda grande?

- El mundo siempre le ha venido grande al periodismo pero no lo sabíamos. Antes el mundo era como la prensa lo describía por falta de otros medios de darlo a conocer. Hoy sabemos, en cambio, que no es así, y la ironía es que en el desbordamiento de la comunicación/información se forma una cacofonía en la que el receptor medio se ve a menudo incapaz de discernir entre la algarabía, de distinguir el grano de la paja. Pero es incluso bueno que sea así porque ¡qué puede haber más noble e intenso que cargar contra los gigantes en lugar de aplastar una hormiga! En inglés se dice muy gráficamente “to go down fighting” (caer luchando) y en francés el general Cambronne en Waterloo lo tradujo como: “La Garde meurt mais elle ne se rend pas! (¡La guardia muere pero no se rinde!) El periodismo no puede alcanzar nunca lo absoluto, pero no puede haber (para mí) mejor ocupación terrenal que intentarlo.

- En Twitter (@MABastenier) ya te acercas a los once mil seguidores. ¿Qué te gusta y qué no de esta herramienta?

- Tiene varias utilidades. Comprobar lo grosero e ignorante que es parte del género humano, principalmente cuando se mueve en el anonimato (lo que ya sabía, pero no me imaginaba que tanto); disfrutar de una especie de red de alerta sobre qué es lo que parece interesar más al público de varios continentes; y last but not least leerme por la mañana una docena o más de artículos que los grandes medios de comunicación cuelgan en Twitter, con lo que me ahorro buscarlo en los periódicos, papel o digital, donde hayan aparecido. Y, de paso, os diré que tengo más seguidores colombianos que españoles, y si sumamos todos los latinoamericanos, muchos más.

- ¿Qué es lo que más te gusta de los talleres que cada año dictas en distintas partes del mundo? ¿Qué aprendes tú en esos talleres?

- Oír a los alumnos. Opinar, debatir, disentir, crearme dificultades a las que tengo que dar respuesta, y aprendo de todos ellos mucho más de lo que puedan creer, del periodismo de su país. Sin las clases de Cartagena creo sinceramente que tendría mucho menos ‘feeling’, intuición, sobre lo que es América Latina.




← Previous PageNext Page →

Noticias///Libros y Letras